YOGA PARA EMBARAZADAS

¿Por qué una mujer querría hacer yoga durante el embarazo?

Practicar Yoga durante el embarazo puede prevenir o aliviar en gran medida síntomas del embarazo: el vomito, las nauseas matutinas, diarreas, hinchazón, dolores de cabeza…

Los ejercicios de respiración están especialmente indicados para aliviar la fatiga, la tensión nerviosa,  eliminar toxinas y centrar la mente y eliminar miedos.

Las asanas ayudan a mantener la higiene postural en un momento de muchos cambios físicos que favorecen la aparición de: hiperlordosis, dolores lumbares, mala circulación sanguínea, tensión en el cuello y en los hombros, etc.

Además los estiramientos y la conciencia de la higiene postural, van a asegurar que el feto consiga el mayor espacio posible dentro de la madre, lo que facilitará sus movimientos y también, el crecimiento durante del embarazo

Por tanto, la mujer embarazada que practica yoga:

  • Mejorará la salud y la forma física:
  • Estirará y aliviará los dolores de espalda o cualquier otra incomodidad física causada por el embarazo y fortalecerá su cuerpo
  • Aprenderá a relajarse y a soltar estrés, y se liberará de las tensiones y del miedo. El yoga le dará seguridad y facilitará que sintonice con su bebé.
  • Se preparará para el parto, aprendiendo métodos que les sean útiles para el parto
  • Contactará con otras mujeres embarazadas

LA PRACTICA DEL YOGA DURANTE EL EMBARAZO

La práctica del yoga ayuda a desarrollar conciencia del cuerpo.

Trabajando con su cuerpo en una clase de yoga, una mujer consigue conectar con los cambios que van originándose a lo largo del embarazo, y encontrando confort en ellos.

Esto les ayuda a prestar atención a lo que su cuerpo necesita y a posteriormente facilita la tarea de dar a luz.

Dar a luz requiere una cantidad tremenda de fuerza física y impulso.

Las asanas de yoga requieren esfuerzo y, con la práctica generan en la mujer fuerza, energía y resistencia y tonicidad para afrontar el parto y el post parto

La práctica de técnicas de relajación durante las clases de yoga prenatal provee de herramientas a la embarazada para permanecer centrada, calmada y consciente durante el parto.

La apertura y estiramiento del cuerpo durante las asanas prepara el cuerpo para facilitar las posiciones de dar a luz.

Esto es especialmente patente en la zona de la pelvis, donde las asanas de apertura de caderas y la práctica de asanas de ponerse en cuclillas (squat) y de ponerse de rodillas, pueden incrementar hasta en un 30% el espacio del canal de parto, que comprende el útero y la vagina, a través del cual el feto pasa en un parto vaginal.

Los ejercicios de suelo pélvico ayudan a la mujer a tomar conciencia del perineo y de la sensación de abrir completamente el suelo pélvico.

Los músculos del suelo pélvico, por otro lado son cruciales para mantener la estabilidad de la pelvic, los órganos  en su sitio y una higiene postural adecuada .

Los ejercicios de tonificación abdominal ayudan a la mujer a estar en contacto con los músculos abdominales, que ayudarán a los músculos del útero a empujar al feto hacia afuera.

Esos músculos se recuperarán más rápidamente después del nacimiento si se mantienen fuertes de antemano.

En yoga para embarazadas los más importante es concentrarse en el cuerpo. Los instrumentos serán la respiración y la concentración para llegar a la relajación, a la conexión con el yo interior, con el bebe hijo, y a soltar, soltar tensiones, estrés y miedos.

Estiramientos : reducen la tensión muscular, estimulan la circulación y aumentan la flexibilidad y, por tanto, serán una gran ayuda para aliviar las molestias típicas del embarazo.

El fin primario del yoga es aprender a concentrar la mente. Usamos la respiración como un instrumento de concentración para intentar estar presentes.

Es una práctica perfecta para estar centradas en cada una de las contracciones que van viniendo durante el proceso del parto.

El incremento de consciencia plena que va generando la práctica del yoga ayuda a la mujer a estar en contacto con su instinto, entendiendo éste con su sabiduría natural y eso le lleva a un estado más relajado y de más autoconfianza.

Si se ha trabajado la conciencia, la mujer tendrá más medios para controlar la mente, y trascender la mente parlanchina, que puede perjudicar el proceso del parto y, en su lugar, entrar en contacto con su instinto natural.

Es normal que exista miedo al parto. El yoga nos enseña a rendirnos a nuestra sabiduría interior y a dejar de intentar controlarlo todo continuamente. Nos hace tomar conciencia del poder y de la sabiduría natural de nuestro cuerpo y de cómo ese poder y sabiduría serán los protagonistas durante el parto. Soltarse y dejarse llevar por ese sentimiento de que hay una sabiduría natural interior, puede ser muy útil cuando llegue el momento del parto.

En OYOGA somos especialistas en Yoga para Embarazadas y post parto. Por eso tenemos una Formación para enseñar a Impartir Yoga para Embarazadas, post parto y con Bebes desde hace más de 6 años.

Si estás embarazadas y quieres hacer Yoga, llámanos! Y prueba nuestras clases para embarazadas.
Si acabas de dar a luz y quieres recuperar la forma y no sabes donde dejar a tu bebé, llámanos y prueba nuestro Yoga con Bebes.
Y recupérate de tu post parto con nosotros
No dudes más y llámanos, no te arrepentirás!!

Curso de yoga para embarazadas Oyoga

Contacto:
hola@oyoga.eu

Teléfonos:
955 272 019 / 640 036 286

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies