Yoga Sevilla

¿Qué me gusta?

By Oyoga
In septiembre 14, 2014
1884 Views

Me gustan los viernes que anuncian descanso,

las tardes sin prisa de los sábados,

el silencio de las seis de la mañana,

el sonido de las chanclas en verano,

la lentitud pausada de la ciudad en agosto,

las mañanas que amanecen sin reloj,

las cenas cotizadas con amigos,

las lunas por sorpresa que el cielo me regala,

las palomitas en la intimidad oscura del cine,

las siestas abrazadas con ternura,

las risas a carcajadas con los cercanos,

los mensajes especiales que no espero,

la compañía desinteresada de mi sobrino,

que me regalen flores inesperadas,

las risas en familia que me provocan mis hermanos,

el chocolate negro con pasas y almendras enteras,

las manzanas duras y jugosas de invierno,

los membrillos de septiembre que me mojan la boca,

el 24 de diciembre por la noche en familia,

las venturas inesperadas que me entusiasman la vida,

la sonrisa que me regala algún niño sin conocerlo,

el mar fresco y limpio de Tarifa,

subir el volumen en el paroxismo de Casta Diva,

el jazmín embriagador de mi terraza,

un beso enamorado con su pausa,

el arte de doblar las palmas en Sevilla,

caminar por ciudades desconocidas,

los días que atardecen violetas,

las tardes anaranjadas en la playa,

el comienzo de un helado interminable,

el olor a chimenea de noviembre,

el incipiente despertar del mes de marzo,

la luz y el olor de abril y mayo,

los primeros encuentros enamorados,

la gente inteligente y con carisma,

el asombro sin envidias de los niños,

el color de unos ojos de mi vida,

los hombres atractivos y sencillos,

la satisfacción única de lo bien hecho,

el olor de los seres que amo,

los poemas cadenciosos de Neruda,

el descanso merecido de un gran esfuerzo,

las noches agotadas en la cama,

los sonidos de las 5 de la tarde,

el olor de los libros nuevos,

los lápices largos y afilados,

enredar mis dedos en la nuca amada,

el Inglés con acento muy británico,

las voces de los niños en sus juegos,

las grandes avenidas parisinas y el ritmo inacabable de Nueva York,

el ruido de vecinos en un patio,

flotar en un océano celeste,

los pies llenos de arena de la playa,

el silencio indescriptible bajo el agua,

una tarde reposada entre semana,

mi casa después de un día imposible,

las reuniones con los socios de mi empresa,

mantenerme en equilibrio con las manos,

los tacones que me elevan hasta el cielo,

el olor de una piña recién cortada,

el ruido de la lluvia si estoy dentro,

los colores de los árboles de otoño,

las tortas de arroz con chocolate,

los aguacates con mango aliñados,

el café en una terraza de Sevilla,

la hora de salida del trabajo,

la gente que sabe de informática,

un buen libro a la sombra del verano,

la tortilla de patatas en la playa,

estrenar ropa nueva por la mañana,

la gente feliz y sin envidias,

cuando pido sin ambages lo que quiero,

los piropos divertidos y con arte,

la energía que generan las cosas buenas,

los colores naranja, rosa y amarillo,

el valor de levantar, segura, mi mano,

decir que no, impasible, cuando quiero,

cuando soy fuerte, o débil, pero excepcional,

… y muchas más cosas, pero no me acuerdo ahora…

 

Hasta la próxima,

Lourdes Vidal

OYOGA SEVILLA

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies